Próximo número Vol. 13 (2) julio-diciembre de 2017

2017-06-05

Modernización, metropolización y cultura arquitectónica en ciudades sudamericanas, 1880-1930 Editoras: Dra. Virginia Bonicatto y Arq. Magalí Franchino Universidad Nacional de La Plata. Facultad de Arquitectura y Urbanismo. Historia, Teoría y Praxis de la Arquitectura y la Ciudad, Instituto de Investigación (HiTePAC) - CONICET

Como señaló José Luis Romero a comienzos de siglo XX, las vertiginosas transformaciones que venían de la mano del progreso y metropolización dieron a muchas ciudades de Latinoamérica un “aire de irreprimible e ilimitada aventura”. El período que recorre las últimas décadas del siglo XIX y las tres primeras décadas de siglo XX fue marcado por numerosas intervenciones físicas que transformaron radicalmente la imagen de las ciudades tradicionales. Como parte de la construcción de los estados nacionales encontramos, por un lado, centros urbanos que compartieron la transición a metrópolis junto a su capitalización y, por otro, aquellas ciudades que, aunque en una escala menor, presentan un gran crecimiento y forman parte del proceso de modernización que domina el período.

Las ciudades fueron entonces escenario de múltiples transformaciones que expusieron el conflicto en el que competían los valores tradicionales en relación a la centralidad, organización o estabilidad con las libertades metropolitanas: la disolución de valores, la articulación de flujos de capital, de bienes y de personas. En este marco surgieron nuevos programas y necesidades que dieron lugar a grandes arquitecturas: por un lado, la arquitectura pública a través de los programas del Estado moderno y, por otro, aquella arquitectura privada –sedes empresariales, edificios de actividades terciarias y servicios comerciales– que nacía como producto de la modernización y metropolización de la ciudad.

Al mismo tiempo, la creciente institucionalización del campo disciplinar de la arquitectura puede ser entendida como parte del proceso de modernización del Estado nacional. En este proceso se reconocen actores sociales, instituciones y sociedades de diversa procedencia que permitieron posicionar a la disciplina como campo del saber especializado en la definición y materialización del entorno urbano, dominado hasta entonces por ingenieros y constructores de oficio. Esto se da junto con otras actividades tendientes a regular la producción edilicia, como respuesta a la necesidad de establecer normas y cánones que ordenen el babélico universo visual en construcción.

En este sentido, nos interesa abordar los proyectos modernizadores llevados a cabo en las principales ciudades sudamericanas como, por ejemplo, Montevideo, Buenos Aires, La Plata, Rosario, Santiago de Chile, San Pablo o Río de Janeiro que permitan problematizar la relación entre ciudad y cultura arquitectónica en los inicios de la modernidad.